Querida Hija

Yo no lo sé todo pero el hecho de tener unos años más y haber pasado por la uni antes que tú me dio poquitita experiencia, por eso  permíteme darte una idea y unos cuantos consejos que no me estas pidiendo.

En la uni, tal vez encuentres chicos y chicas  más inteligentes que tú o que se crean sabelotodo, que vienen con otra mentalidad y otros principios, diferentes costumbres. Eso no significa que tú eres menos o que no puedes, así que debes dar tu mejor esfuerzo y ser individualista.

Debes de apreciar tu plan de estudios, leer todo referente al tema que vas a ver al otro día en la clase y ya en ella debatir sobre puntos que te parecieron interesantes. Rara vez van a aplaudir si das una buena exposición porque es tu obligación y no estás haciendo nada extraordinario.

Tú te tienes que resolver  tus propias dudas, tú investigas si tienes una consulta,  a ti van a darte una pregunta y tú tienes que buscar contestarla y sobre todo aunque no hay respuestas correctas, debes sustentar con una buena teoría o un buen argumento.

Eres inteligente y lista, el problema es que hay que estarlo diciendo constantemente. Debes creer más en ti. Luchar por tus sueños y lo que más quieres.

Rara vez se ven los 10, así que no te frustres si no lo alcanzas, pero busca cumplir con tus estudios y pasar cada una de tus materias. Es cuestión de que te adaptes. Échale todas las ganas.

Sobre todo y aunque parezca canción. Nunca te olvides de Dios, en quien puedes apoyarte y solicitar sabiduría si te hace falta. Recuerda tu salmo, memorízalo, ese que te regale y hazlo tu oración.

No olvides que creo en ti, que te amo con todo mi corazón y que sé que tú puedes con eso y más.

Con amor: Mamá.

Publicado en Pasatiempos | Deja un comentario

Tiene novio.

Me hija ha sido la mayor bendición que pudo darme el cielo. Este año cumplirá la mayoria de edad y yo tengo que aceptar que es mayor e independiente, aun asi seguirá siendo mi pequeñita.
Ayer me dijo mamá, que crees?  (siempre contesto: ya tienes novio! ) pero esta vez, habia un brillo extraordinario en su mirada, que no me atrevi a hacer la pregunta. Asi que un poco tímida y con una sonrisita de travesura, me confirma la sospecha.
Tiene novioo!!!
Ay!  Jesucristo!! Algo me va a dar. Me agarro la cabeza con ambas manos, me jalo los ojos. Y gritoo noooo!!!!  Bueeeno, la verdad, solo senti un hueso de pollo atorado en el pescuezo, queria llorar, no se que hacer, como actuar, soy primeriza en eso de los yernos. Pero veo a mi hija feliz y solo suspiro, nos abrazamos y no me queda mas que darle mi bendición, como siempre. Dios quiera que disfrute esa etapa de la vida y que salga bien librada. Mi yernito, era su mejor amigo, hijo de una queridisima amiga. Pero hoy lo veo y entrecierro los ojos con una mueca de “te estoy vigilando”

Publicado en De amor y otros males | Deja un comentario

Paralelos

Ella espera en la terminal a que él llegue. Suena el teléfono.
–voltea a tu izquierda.
Y entonces su corazón salta en el pecho queriendo salir de su lugar.
Al acercarse él no sabe si tomar las maletas o abrazarla, ella siente pena porque el sonido de su corazón es muy fuerte. Camino a casa se detienen en un pequeño restaurante verde (en casa ya han comido). Mientras esperan la orden, él no deja de mirarla y ella esconde su mirada pues teme le dirá lo mucho que lo ama a pesar del tiempo que ha pasado.

Publicado en De amor y otros males | Deja un comentario

Buscando

ojos

Había algo en su mirada que no lograba entender, pero como entenderlo si solo éramos dos niños curiosos. Algunas veces en un lugar obscuro nos aluzamos los ojos, lo único que veíamos era como el tamaño de la pupila se dilataba y contraía. Otras veces nos mirábamos y nos acercábamos hasta tener mi ojo derecho sobre su ojo izquierdo, lo más cerca hasta que sus pestañas entraban en mis ojos y me hacían alejarme. Y así mirando sus ojos, buscando el secreto que había tras de su mirada, así, así conocimos el amor.

Publicado en Pasatiempos | Deja un comentario

Tambien soy fan :D

Imagen

Esta mañana, mientras estoy sumergida en una montaña de papeles y tramites por hacer, recibo una llamada de mi persona favorita para invitarme a almorzar. Agradezco y sigo trabajando.

Termino mi trabajo y salgo casi corriendo a encontrarme con mi hija en la plaza. Me da gusto verla como si fuera la primera vez. Comemos comida china, mientras platicamos de cómo le fue en clases, de mi trabajo, reímos ante las historias de este día. Cuando terminamos de almorzar, decidimos caminar un rato para digerir la comida, en eso estamos, cuando… doy un grito al reconocer a Aby Espinosa, salto como niña, le tomo el brazo fuerte a mi hija y le digo “Tómame una foto” ella solo me sonríe y me dice, acércate y pídele una foto. Con pena, pues normalmente mantengo la calma me acerco y lo primero que le digo es: “soy tu fan” mientras toco su brazo, ella solo sonríe, ¿nos tomamos una foto? Le pregunto toda emocionada. Claro, me dice, a la vez que suelta su cabello y lo acomoda, realmente no sé porque pues es una chica muy linda; su rostro es amable, tiene una mirada franca, una dulce sonrisa y su melodiosa voz es inconfundible. Me sorprende lo sencilla y cálida que es. Conversamos un poquito, la verdad ni sé que dije, estaba más emocionada!!

Yo que siempre mantengo la calma, esta vez me descompuse, ay! Pero que agradable fue conocer a Aby Espinosa la chica de La Voz México, la artista. Fue grato conocer a alguien que tiene sueños definidos y lucha por ellos dejando una brillante estela de luz. Mucho Éxito Aby. Bendiciones. Mientras yo… tengo mi foto como fondo de pantalla. 🙂

Publicado en Pasatiempos | Deja un comentario

Ausente

Estaba así de olvidarte,

Pretendía no pensarte

Pero hoy te vi de nuevo

Y la esperanza renació.

 

Cada vez más lejos,

Y más cerca también

Todo el tiempo ausente

Y presente a la vez.

 

Estaba así de olvidarte

Y hoy mi puerta tocaste

Ver tu sonrisa, sentir tus manos

Mis ojos sonríen mis labios callaste.

 

En esta fría soledad

Hoy no apareciste más

Mis ojos no ríen

Que llegue el olvido, tú ya no estas.

Publicado en Pasatiempos | 2 comentarios

SILENTE

Este amor ausente

Se muere lentamente

Sin saber qué es lo que tú sientes.

No sé si solo está en mi mente

 

Mi corazón implora

Que este amor silente

Rompa con un grito ahogado

Y que hable claro si le agrado.

Publicado en De amor y otros males | 2 comentarios

El caballero del autobús 2401

 

Imagen

Esta mañana lluviosa, al subir al autobús lo primero que observo es que no hay lugares disponibles. Lamentándome en mi interior, camino hacia atrás tratando de no estorbar.

Me llama la atención,  un señor robusto que cierra los ojos y con esfuerzo sobrehumano vuelve a abrirlos, tratando de permanecer despierto. Lo estoy observando,  cuando abre un poco más los ojos y con una seña en las cejas me dice que voltee, instintivamente vuelvo la mirada y un joven muy atractivo, bueno  tal vez no físicamente, pero su gesto amable, caballerosidad y su gran sonrisa hacen que así me parezca. Me dice con señas que tome su lugar, feliz acepto y agradezco.

Repentinamente, como rayo pasa un señor muy feo, desde atrás de mí y se sienta. Bueno, realmente no es feo, pero su falta de caballerosidad y amabilidad así me lo hace parecer. Me siento desanimada y molesta, pues solo he dormido tres horas y realmente anhelaba poder sentarme y dormitar un poco. Pensé por un momento  que seguiría todo el trayecto de pie.

Inesperadamente  a semejanza de la edad media el joven caballero, con una voz amable pero firme, espada en mano le dice al Señor: “Disculpe, le cedi mi lugar a esta bella Dama, por favor no me haga usar mi espada, FUERA DE AQUÍ”…  No le queda más a este vasallo ordinario, que levantarse avergonzado y disculparse. Escucho música celestial ¡Aleluya! ¡Aleluya! Y agradezco a tan fino hidalgo, con una reverencia…Bueeeno, realmente solo dijo: “El lugar lo cedí a la Señora. (Bella, insisto),  y el otro se quitó, yo me senté y me sentí feliz, oviamente si agradecí, pero no pude dormir, porque empece a maquinar como contarles este agradable incidente. La realidad es que aún existen caballeros,  hoy me topé con uno y me hizo el día.

Publicado en Pasatiempos | 6 comentarios

El mejor regalo de dia de Reyes.

dos amigasMe gusta conocer gente, tengo muchos conocidos, pocos amigos, pero amigos que quiero mucho y valoro aún más.

Hace algunos años, yo tendría 10 o 12 años tuve una amiguita. Elvita ella era mi amiga, la mejor y lo digo sin querer ofender a nadie, cada quien tiene un lugar especial en mi corazón y en mi vida, pero yo fui una niña en mi interior solitaria, traviesa,  extra-traviesa. Mi amiga era más tranquila, pero había algo muy especial, ella tenía una familia hermosa, sus hermanas, eran muy lindas conmigo, eramos complices en los juegos, su mamá cocinaba muy rico, las atendía a ella y a sus hermanas con mucho amor. Me agradaba mucho estar en su casa, me hacían sentir parte de ellos. Ellos eran de esas personas que no predican sino viven una religión y son buenas personas, quería ser como ellos. Hacíamos travesuras, jugábamos mucho y sobre todo podía hablar sin temor a nada.

Un día llego su papá y dijo que se tenían que regresar a Chiapas, yo le suplique que no se fueran y si se tenía que ir, me llevaran con ellos, no quería separarme, no comprendía que eso era imposible. Eso fue traumante, su partida me dejo muy triste, ellos tuvieron que irse a pesar que suplique y lloré, lloré muchos días, viví con la esperanza que volverían, pero los años pasaron y ellos nunca volvieron. Algunas veces oraba al Dios del cielo, al que todo lo ve y pedía que me dijera si El la veía y quería saber si ella estaba bien. No sabía cómo encontrarla, solo que había ido a Chiapas, pero Chiapas es grande. Cumplí 15 años y ella no estaba, me enamore por primera vez y ella no estaba, quería contarle que me sentía feliz, a algunas amigas mi novio no les agradaba pero yo era feliz. Unos años después acepte el amor de un buen hombre y llegue a amarlo mucho, me embarace, tuve a mi nena y la extrañe mucho. Han pasado muchas cosas buenas, malas, mejores  y en cada aspecto de mi vida pensaba secretamente ¿dónde estará mi amiga?, ¿vivirá?

Cuando empezaron eso de las redes sociales pensé que entonces la encontraría y ponía su nombre y sus apellidos, solo su nombre,  su nombre y un apellido, sus dos apellidos…sin resultado. Imaginaba su rostro pues los años pasan y cambiamos muchos ya no recuerdo su voz y la imagen de mi memoria se va atenuando.

Anoche 6 de enero del 2014 cuando casi pierdo la esperanza; antes de ir a dormir puse su nombre en el buscador y para sorpresa aparecieron varias personas con el mismo nombre, me llamo la atención el rostro de una de ellas y le mande un mensaje con la esperanza de que fuera ella, observe sus fotos y vi dos nombres que me eran conocidos con el mismo apellido, estaba entusiasmada así que mande mensaje a las tres. Cinco minutos después recibí respuesta de una de ellas, me reconocía y era su Hna, que alegria!! La encontré!! Tres minutos más y estábamos platicando. No puedo describir la emoción tan grande que siento por haberla encontrado, saber que está bien, que es feliz. Hay momentos que las lágrimas son el mejor lenguaje. Estoy feliz, agradecida por  haberla encontrado. Aun es la misma persona y ella también me extraño todo este tiempo.

Hoy dormiré con una enorme sonrisa en el rostro, agradecida con Dios por la oportunidad de volver a saber de ella de sus hermanas, toda la familia. Ya no estoy más enojada con el papá. Ahora entiendo que por alguna razón conocemos a las personas y los caminos se cruzan, algunas veces llevan rumbos diferentes, otras veces son caminos paralelos, pero hay personas que a pesar del tiempo y la distancia son entrañables y se quedan para siempre en el alma y el corazón. Te quiero mucho amiga Elva González Díaz….Bienvenida a mi vida de nuevo. Bendiciones.

Publicado en INOLVIDABLES | Etiquetado | 6 comentarios

La Soldado del amor

cisne-blanco-en-el-estanque

Al subir al autobús esa tarde, miraba con curiosidad los rostros de los pasajeros buscando un acompañante con quien pudiera conversar. Me gustan mucho las historias que algunas veces me cuentan, creo que el anonimato hace que ellos abran su corazon a un extraño pensando que jamás nos volveremos a ver. El señor sentado al pasillo con overol naranja de mirada cansada, cerró los ojos sin ningún otro movimiento, así que seguí caminando lento; en otro asiento una mamá con dos niños se empujaban y pellizcaban entre si, mientras sonrío a las travesuras de los pequeños me alejo lo más posible hasta llegar con una señora vestida sencilla pero con buen gusto, de talla pequeña, rostro redondo, tez blanca, muy bonita, los años han marchitado su piel mas no su sonrisa, comía una pera, me miro, sonrió con los ojitos y volteó su cara hacia la ventanilla mientras se movía haciéndome espacio a su lado, su sonrisa me invitó a tomar asiento y acomodarme del lado del pasillo. Después de terminar su pera y llevarse un chicle a la boca rompí el hielo.

—¿Va a Acayucan?

—Si

—¿Cuánto cobran?

—Pues, a veces 33 otras veces 35 pero tu dales 33 máximo, son bien abusivos.

—¿Viene de trabajar?

—Sí, vendo, ya tengo mis clientes, la semana pasada no vine y lo bueno que no vine, supe que se inundó en el naranjito y no pudieron pasar, ya no quise salir con tanta lluvia.

—Realmente estuvo muy feo y que bueno que no vino, ¿vive en Acayucan?

—No, vivo en Sayula, con mi suegra, yo vivo con ella desde hace muchos años, no soy de aquí.

—¿No? ¿De dónde es?

—Yo soy de Yucatán

—Yucatán es un lugar hermoso, eso me cuentan,  no conozco.

—Si lo es, es turístico, viene turista de todo el mundo, muy bonito. Y al decirlo sus ojos se iluminan al mismo tiempo que sus pensamientos vuelan lejos de donde estamos.

—¿De qué lugar exactamente es?

—De Valladolid, es un lugar colonial, allí está mi familia y acá vivo yo sola con mis tres hijos y mi suegra, no tengo más familia.

—Oiga, entonces debe saber hacer la cochinita pibil y  los salbutes.

—No, no aprendí.  contesta mientras ríe como si hubiera hecho una travesura. —yo soy la hija menor, en casa había sirvientes y si quería comer algo solo lo pedía, mi mamá no dejaba que hiciera algo, lo que quería todo me daban, mis papas tenían una hacienda en Valladolid y vivía cómodamente, nada me hacía falta.

—¿Cómo es que vino a vivir tan lejos de su tierra?

—Me enamoré. Lo dice al mismo tiempo que da un largo suspiro entre cierra los ojos y continúa:

—Mi cuñado era Capitán y en una fiesta llevo a casa a algunos soldados, yo tenía 17 años y me había arreglado mucho, había un soldado que no dejaba de mirarme, pero no podíamos sentarnos a platicar, no nos habían presentado. Termino la fiesta y él se fue, pensé que no lo volvería a ver. Al otro día llego una de las muchachas trayendo una carta para mí. Yo no podía creer el atrevimiento de ese soldado, si mi papá se enteraba me iba a castigar. No conteste esa carta ni la segunda, ni la tercera.

En la siguiente fiesta que hubo nos vimos de nuevo y allí nos presentó mi hermana, platicamos mucho.

-¿Bailaron?

—¡No!. Y al decirlo se ríe al mismo tiempo que abre los ojos, como si yo hubiera dicho algo malo.

—Seguimos mandándonos cartas hasta que una tarde mi papá se dio cuenta y sin que yo supiera hizo arreglos para casarme con un hombre que no conocía, ni quería conocer. En esos lugares y tiempos el amor no se tomaba en cuenta, tus padres se ponían de acuerdo, dependiendo con lo que les convenía y así te casaban. Pero yo no estaba dispuesta a permitir una vida sin amor, las palabras de mi soldado me habían enamorado. Él había venido dos veces con su mamá a hablar con mi papá pero dos veces le negó mi mano, dijo que yo tenía ya un prometido y que con el soldado no tenía futuro, que parecían muertos de hambre, yo muy molesta deje de hablarle, él me obligo a estar encerrada en mi cuarto y ni siquiera a la terraza me dejaban salir. Pero mi soldado se las ingenió para mandarme más cartas. Un jueves de tarde dos días antes de mi boda, mis papas salieron a una fiesta y regresarían hasta la madrugada, mi hermana me pregunto si yo me quería casar, le dije que no porque yo estaba enamorada del soldado. Si no te quieres casar ¿estarías dispuesta a huir con él?  Pensé lo que pasaría, si me iba de casa esa noche no volvería a ver a mis padres, porque de encontrarme me matarían por la vergüenza que les haría pasar. Pero estaba decidida a seguir a mi amor a donde el estuviera. Esa noche mi hermana nos ayudó a escapar, no traje nada, solo la ropa que traía puesta, deje mis joyas, mis vestidos, zapatillas, mi familia, la comodidad de mi hogar, las personas que me servían, deje todo.

—¿Que pasó cuando llego a la casa de su novio?

—Era una casa muy humilde de techo de paja y el piso era de tierra, pero no me importaba nada, al principio no comía, la comida que hacían no me gustaba y pasaba encerrada hasta que él llegaba de su trabajo, el me llevaba al parque y me invitaba de cenar, era muy amable y me trataba muy bien. La que era mala conmigo era su prima, él era hijo único. A pesar de la pobreza me sentía contenta. Cuando cumplí 18 años nos casamos y con los años tuvimos 3 hijos y construimos una casita, él se puso a estudiar para tener un grado mayor. Mis suegros eran amables conmigo, aprendí a comer las comidas raras que hacen por acá, como el pescado envuelto en una hoja de acuyo al principio me desagradaba ahora hasta lo disfruto.

—Pero, dijo que vivía sola con su suegra ¿qué fue lo que paso?, ¿él la abandono?

—No, él me amaba. Una tarde en Mina, teníamos más o menos 10 años de estar juntos. El salió de un entrenamiento y se topó con un tipo que lo quiso asaltar, él se defendió pero ese hombre traía una pistola y lo mató, cuando me dieron la noticia me desmaye, yo quería morirme con él, no podía creer que el ya no estaría conmigo, sufrí mucho, es el dolor más grande que he pasado en mi vida. Me quede sola, mis hijos me dieron consuelo y aliento para seguir viviendo, no podía regresar a casa de mis padres, aunque por un momento pensé ir y pedirles perdón,  pensé en mi suegra, mi esposo era todo para ella, y si yo me llevaba a sus nietos ella moriría de dolor. Así que esperé unos meses, los meses se hicieron años, mi suegro falleció también y entonces decidí quedarme aquí en Sayula con mi suegra. Además estar cerca de ella me hace sentir contenta porque siento que él está también cerca de nosotras. Aunque me quede joven con mis hijos no quise volver a casarme, conocí el amor, nadie puede engañarme y no estoy dispuesta a soportar un borracho, parrandero y mujeriego, o peor a un vago que no quiera trabajar, mejor estoy sola.

—¿Volvió a su casa? ¿Volvió a ver a sus padres?

—Volví 20 años después, regrese por unos papeles, cuando volví, mi mamá había fallecido, mi papá aún vivía con la esperanza de que algún día yo volviera. Mi abuelita había fallecido y me había dejado sus tierras como herencia,  papá dijo que le habían dicho que yo había muerto con mi esposo, aunque me había buscado nunca había dado conmigo, aun con todo en contra el siguió esperando por mi. Aun me amaba y mi familia, mis hermanos, mis sobrinos, todos me esperaban. de rodillas pedí perdón a papá, que me tomo en sus brazos y me levanto, me abrazo y me perdonó, lloramos arrepentidos y después papá hizo una fiesta. Me pidió que me quedara con ellos, pero yo había dejado en Sayula a mis hijos y no podía abandonarlos, mis hijos ya estaban grandes, tenían su vida aquí  y sus amigos, yo también tengo mi vida aquí, mis amigas y jamás podría abandonar a mi suegra. Mi hermano mayor me dijo que mi mamá antes de fallecer le aseguró que yo volvería y que cuando regresara fueran buenos conmigo, que me ayudaran en todo, porque ella nunca dejo de amarme. Lleve flores a su tumba y le pedí perdón, yo sé que ella me perdonó mucho antes de que yo volviera.

Ahora nos mantenemos en contacto, mis hijas hablan con ellos por la computadora. Se casaron, tengo tres nietos y estoy con mi suegra aunque a veces peleo con ella, no le hago caso, porque ya es como niña. Vivo tranquila, me gusta venir a vender y no he dejado de hacerlo aunque ya no tenga necesidad, mis clientes me esperan cada miércoles y sábado. Lo único que lamento es que no pude volver a ver a mi madre, pero lo demás lo volvería a vivir, por el solo hecho de conocer el amor.

El autobús está llegando a la terminal, agradezco su historia, le digo lo mucho que me ha gustado y admiro su valentía y el coraje para seguir de pie, me despido de ella, le doy la mano, que no es suficiente le doy  un abrazo y un beso. Y me dice al oído

—El amor siempre vale la pena.

Publicado en De amor y otros males | 15 comentarios